Las velocidades de Internet han recorrido un largo camino. En 1993, cuando se lanzó Internet, las conexiones públicas se limitaban a módems «telefónicos» capaces de alcanzar velocidades de solo 56 kilobits por segundo (kbps). Considerando que su módem funcionara a toda velocidad (lo que no ocurría a menudo), tardaría un mínimo de 10 minutos en descargar una canción, y 28 horas en descargar una película (por supuesto no en HD).

 

A partir de 1996, empezaron a aparecer alternativas comerciales más rápidas a la conexión telefónica, denominadas colectivamente bajo el término general de «banda ancha». Al dividir la señal en una sola línea entre el teléfono e Internet, las conexiones se hicieron mucho más eficientes, lo que permitió que las velocidades de descarga de hasta 10 megabits por segundo (10Mbps) y más se convirtieran en estándar.

Luego, a medida que pasaba la década del 2000, surgieron los primeros servicios de banda ancha de fibra. La era de la banda ancha superrápida y luego ultrarrápida abrió la puerta a la computación en la nube. Impulsados por velocidades de conexión hasta 2000 veces más rápidas que las de las telefónicas originales, ahora las empresas ya podían acceder y ejecutar servicios informáticos alojados no en sus propios servidores in situ, sino en centros de datos remotos.

A medida que nos acercamos a una nueva década, el nuevo estándar de velocidad de conexión a Internet empresarial se ha convertido en un gigabit por segundo (Gbps) – 10 veces más rápido que 100Mbps. Para las organizaciones que buscan un rendimiento superior de sus conexiones, 10Gbps es cada vez más común. Hemos entrado en la era del Gigabit Internet.

 

¿Por qué necesita su empresa el Gigabit Internet?

Piense en qué proporción de sus sistemas informáticos, y más allá de eso, de sus sistemas de negocio principales, dependen de una conexión a Internet hoy en día. Es más que probable que en lugar de utilizar teléfonos en líneas telefónicas tradicionales, esté utilizando un servicio gratuito de VoIP – Protocolo de Voz sobre Internet. En lugar de ejecutar voluminosos programas de software de gestión empresarial como Salesforce, SAP, Microsoft Dynamics, etc., desde sus propios servidores, es probable que ejecute al menos parte de ellos como servicios en la nube de SaaS, accediendo a las herramientas y escritorios que necesita de forma remota a través de una conexión a Internet.

Esto le ahorra los costes de compra, instalación y mantenimiento asociados al funcionamiento de plataformas complejas. Pero siempre depende de su conexión a Internet para que todo funcione. Para garantizar un rendimiento óptimo y libre de fallos, se necesita una velocidad y un ancho de banda considerables.

La computación en la nube también plantea el problema de la velocidad de carga. Tradicionalmente, las conexiones estándar de Internet se han conocido como asimétricas, ya que pueden llegal 80Mbps al realizar la descarga, pero solo 20Mbps al realizar la carga. Esto se debe a que la mayor parte del uso estándar de Internet se trata de «tráfico entrante» – las páginas web en las que navega, los medios de comunicación a los que accede, se trata de descargar el contenido a su dispositivo, y comparativamente va poco en la dirección opuesta.

Sin embargo, con la computación en la nube comercial, este no es el caso. La Informática aplicada a los Negocios está muy relacionada con la generación y la comunicación de datos, así como con su uso, por lo que ha de ser una vía de doble sentido.

El Gigabit Internet empresarial está diseñado para adaptarse a esto ya que es simétrico – proporciona la misma velocidad de carga y descarga. De modo que para la banda ancha de 1gb, obtiene velocidades máximas de descarga de un gigabit por segundo, y velocidades máximas de carga de un gigabit por segundo.

 

¿Cómo funciona el Gigabit Internet?

En el Reino Unido, la mayoría de las conexiones de banda ancha de «fibra» son lo que se conoce como Fibre-to-the-Cabinet, de FTTC. Estas conexiones se realizan a través de líneas de cobre, lo que limita las velocidades de conexión que se pueden obtener.

Para conseguir conexiones realmente rápidas, ha de tender un cableado de fibra óptica desde la central hasta las instalaciones, lo que se conoce como Fibre-to-the-Premises, o FTTP. Esto es lo que hace posible velocidades de banda ancha de 1gb y superiores.

El servicio que ofrecemos es lo que se conoce como una línea arrendada, con una conexión de fibra específica que va directamente a sus instalaciones. Se trata de una conexión completamente privada, lo que le da acceso exclusivo al ancho de banda y a las velocidades de conexión gigabit-plus, así como menos riesgos de seguridad.

Con todos esos recursos disponibles solo para usted, nuestras líneas de fibra arrendadas son capaces de proporcionar conexiones de Internet de 10gb y más. Estas conexiones de nivel empresarial son además simétricas por diseño, proporcionan velocidades iguales de carga y descarga y pueden garantizar un tiempo de actividad del 99,95%, con un servicio de vigilancia 24/7/365 (las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y los 365 días al año) por si ocurre cualquier fallo.

Por último, para maximizar los beneficios del Gigabit Internet para su negocio, también necesita disponer de un equipo in situ que se adapte al cableado de fibra. Esto es algo sobre lo que M247 le puede asesorar y que le proporcionar como parte de nuestro servicio especializado de Gigabit Internet en sus instalaciones.

 

¿Por qué elegir M247?

M247 reconoce la necesidad de mejorar las velocidades de conectividad empresarial para que su negocio esté a prueba del futuro y garantizar altos niveles de productividad. Nuestra red ultra-rápida de gigabit ofrece velocidades de hasta 10Gbps a través delíneas arrendadas fijas de 1Gbps y líneas inalámbricas arrendadas directamente a su negocio.

  • Velocidades de gigabit simétricas indiscutibles de hasta 10Gbps
  • Cobertura en el Reino Unido y Europa
  • Servicio ilimitado y específico para su negocio
  • Disponibilidad de red garantizada con un tiempo de funcionamiento de 99,95%
  • Vigilancia proactiva 24/7/365

Para más información sobre las soluciones de conectividad de M247, póngase en contacto con nosotros hoy mismo.

Más noticias

Ventas: +4 031 080 0700

Soporte: +4 031 080 0700

Envíanos un email

Para saber cómo nuestra tecnología puede transformar tu negocio, ponte en contacto